Ministro insiste con querella contra Arrom

Este lunes el ministro de  Inteligencia, Esteban Aquino Bernal, presentó una segunda nota al Juzgado para que se acepte la querella que había presentado contra Cristina Haydée Arrom Suhurt, hermana de Juan Francisco Arrom, por los presuntos delitos de difamación, calumnia e injuria.

La querella fue rechazada el 29 de mayo pasado por el juez Víctor Alfieri, al acceder al pedido de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH). Cristina Arrom, en el juicio de su hermano Juan Arrom y Anuncio Marti contra el Estado paraguayo, declaró ante dicha corte internacional que Esteban Aquino fue integrante del grupo que secuestró a su hermano.

Pero el Art. 53 del reglamento de la IDH establece que “los Estados no podrán enjuiciar a las presuntas víctimas, a los testigos y a los peritos, a sus representantes o asesores legales ni ejercer represalias contra ellos o sus familiares, a causa de sus declaraciones, dictámenes rendidos o su defensa legal ante la Corte“.

El 31 de junio último, dos días después del rechazo, el ministro de Inteligencia ya había planteado que se acepte la querella. Este lunes Esteban Aquino volvió a insistir.

Leer más: Piden aceptar demanda contra Arrom

En esta última oportunidad añade que ahora “ya no existe obstáculo alguno para proseguir con los trámites de rigor de la presente querella”, según se puede leer en parte del escrito.

El ministro hace referencia a que finalmente el Estado paraguayo ganó la demanda y no se demostró el secuestro, la tortura ni que los organismos del Estado estuvieran involucrados. Sin embargo, no varió la condición de testigo de Cristina Haydée Arrom ante la Corte Interamericana de DD.HH.

Nota relacionada: Corte IDH rechaza por unanimidad la demanda de Arrom contra Paraguay

Arrom y Martí están refugiados en Brasil, prófugos de la justicia paraguaya por el secuestro de María Edith Bordón. Se espera que el gobierno de Jair Bolsonaro revoque el estatus de refugiados a fin de que sean extraditados a Paraguay.

Leer también: Arrom y Martí están “localizados” y controlados

¿QUÉ OPINÁS?